Silencio

Que un autor llegue al Olimpo de la Academia y su discurso de ingreso lo dedique, en lugar de a las palabras, al silencio da mucho que pensar.

Leer más en El País.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.