Entradas

“Sí, pero no lo soy” muestra las caretas que nos ponemos

Sigue exitosamente la irónica pero muy actual pieza teatral “Sí, pero no lo soy”, del dramaturgo español Alfredo Sanzol, la cual cuenta con la dirección de Diana Volpe y se presenta en La Caja de Fósforos de Concha Acústica en Bello Monte, Caracas.

Más información en elmundo.com.ve.

Otro sueño de verano

‘Aperitivos shakesperianos’ llenan el Teatro de la Abadía de seres mágicos, cambios de identidad y pasiones.

Más informacion en elpais.com.

Princesas y leñadores en el reino de Sanzol

Alfredo Sanzol es un gran autor de comedia. A cada entrega nos seduce por la frescura de su humor, la humanidad de sus personajes y la sabiduría de su arquitectura escénica, y nos sorprende con un nuevo reto. Tras dos joyas como La calma mágica (2014) y La respiración (2016), que abordaban la muerte de su padre y su propia ruptura amorosa, Sanzol ha querido viajar en el tiempo hasta el Siglo de Oro. La ternura, recién estrenada en La Abadía, no es una parodia “de época” o de género como La venganza de don Mendo, sino una función isabelina en fondo y forma, un poco a la manera del juego molieresco de David Hirson en La bête (1991), que Belbel montó hará cinco años en el TNC catalán.

Más información en cultura.elpais.com.

«La ternura»: Sabroso calderete shakespeariano

Como comedia romántica de aventuras define Alfredo Sanzol un delicioso guiso de amores y magias colocado bajo la advocación del Bardo de Stratford. La receta bien podría ser la de un calderete, atendiendo a las raíces navarras del autor y al plato al que cantan los tres leñadores, un padre y sus dos hijos, que viven apartados en una isla ignota huyendo de las acechanzas femeninas, aunque los pobres no saben la jugarreta que les depara el destino, pues la reina maga Esmeralda y sus dos hijas llegan a la misma isla, que creen deshabitada, con la pretensión de mantenerse apartadas de los hombres, pues las dos jóvenes estaban destinadas por razones diplomáticas al matrimonio organizado con sendos nobles ingleses. A partir de ahí, imagínense lo que puede ocurrir.

Más información en abc.es.